Los almacenes deben contar con una serie de condiciones y características que garanticen la máxima seguridad de los empleados. Para evitar los accidentes es absolutamente necesario cumplir con diversas normas de movilidad, señalamiento, orden y limpieza.

Al garantizar la seguridad en el almacén, no solo se consigue mantener un buen ambiente de trabajo en el que los empleados están protegidos, sino que también se reportan otra serie de BENEFICIOS:

  • Mayor productividad: si se garantizan unas condiciones óptimas, se reducirán las interrupciones en la operativa. Esto proporcionará un mayor rendimiento y eficiencia en la cadena de suministro.
  • Menores ausencias laborales: un entorno seguro disminuye la probabilidad de que se produzcan accidentes. Y, por ende, que los trabajadores resulten heridos y deban ausentarse o darse de baja.
  • Motivación de los empleados: al saber que se encuentran en un lugar de trabajo seguro y que se preocupan por su bienestar, los operarios tendrán una mayor satisfacción y motivación. Así, se contribuirá positivamente al desempeño de su actividad laboral.

Un almacén debe ser seguro para las personas que trabajan en él ya que en toda actividad existen riesgos, pero es indispensable minimizarlos, tomando las medidas preventivas indicadas en cada caso según el tipo de actividad.Para evitar daños personales es necesario identificar y conocer los peligros a los que pueden verse expuestos los trabajadores del almacén.

Normas Básicas de seguridad dentro del Almacén

Los riesgos dentro de un almacén pueden ser de diferente tipo según la tipología de mercancía almacenada, los protocolos de trabajo, las características de la instalación y otros factores. Aunque, según cada caso habrá normativa específica, sí hay unas cuantas normas básicas que se deben seguir en todos los casos para prevenir incidentes.

  • Accesibilidad: el almacén debe contar con pasillos despejados y con el ancho adecuado, para que tanto los operarios, como los vehículos y maquinaria dentro del almacén, dispongan de una circulación fluida, fácil y segura. Evitando los cruces de trayecto de mercancías para evitar colisiones. Además, se debe disponer de una vía exclusiva para el desplazamiento de personas.
    Principalmente las salidas de emergencia deben mantenerse despejadas y libres de obstáculos para que resulten efectivas en el caso de que haya que evacuar el almacén, así como disponer de medidas de seguridad obligatorias: luces de emergencia, barras antipánico, etc. Lo mismo ocurre con los Extintores o las Bies.
  • Iluminación: es crucial que el almacén disponga de una luminosidad a niveles adecuados, tanto natural como artificial en caso de necesidad. Que sea suficiente para que los trabajadores puedan desempeñar sus funciones sin riesgos, pero no demasiado elevada para no deslumbrarles.
  • Ventilación: contar con un buen sistema y conductos de ventilación garantiza que se mantenga una buena circulación del aire y que se renueve constantemente para que la calidad del oxígeno sea óptima para los empleados. Especial atención si se trabaja con productos o materiales tóxicos. Así como, las zonas habilitadas para las cargas o manipulación de las baterías de la maquinaria utilizada en el almacén.
  • Señalización: es necesario indicar zonas peligrosas, para que los trabajadores presten especial atención a ellas, y la obligatoriedad del uso de los EPI (Equipo de Protección Individual). También hay que señalizar correctamente y de forma visible las distintas áreas de actividad, rutas de evacuación, maquinaria, etc. Y por supuesto no podemos olvidarnos de señalizar los extintores, mangueras y alarmas, así como las salidas de emergencia.
  • Transporte de mercancía por medios mecánicos: los conductores de carretillas y otras maquinarias en el almacén, deben seguir las siguientes medidas de seguridad y prevención:
    • Asegurarse de que todos los vehículos y máquinas funcionen correctamente y sin riesgos.
    • Conducir con prudencia, respetando en todo momento los límites de velocidad y las distancias de seguridad.
    • Transportar la carga siempre equilibrada.
    • Tener una buena visibilidad en todo momento, mediante espejos, faros de cruce, etc.
  • Protección en altura: todos los trabajos que se realicen en altura deben de realizarse con medios mecánicos y por supuesto homologados. Incluso una escalera manual, para realizar trabajos a más de 2 metros de altura, debe estarlo.
    • Respetar capacidades y medidas máximas de las estanterías. Cada sistema de almacenaje está diseñado para soportar unos pesos máximos y una mercancía con unas dimensiones determinadas, que deben respetarse escrupulosamente. Tampoco se pueden realizar modificaciones no homologadas por el proveedor.
    • Colocar mallas anticaídas. Se ubican en la parte trasera de las estanterías con el objeto de evitar la caída accidental de mercancías. También es preciso instalarlas en la parte inferior de los pasos de seguridad.
    • Instalar protecciones en las estanterías. Existen diferentes protecciones para estanterías destinadas a absorber distintos tipos de impactos y conservar la integridad de la estructura: protecciones laterales, de puntales y bastidores…
    • Cargar los pallets adecuadamente. Con el fin de evitar desplomes de la mercancía y garantizar la estabilidad del conjunto. Tanto en el almacenaje como en el transporte por las instalaciones.
  • Uso de Equipos de Protección Individual: Los EPI los proporcionará la empresa y serán los adecuados para proteger al trabajador de los riesgos inherentes a la actividad que realice: guantes, gafas de seguridad, orejeras, casco, calzado reforzado, protectores auditivos, etc.

Estas normas de seguridad van orientadas a evitar o disminuir los riesgos derivados del trabajo en todas las etapas operativas, por eso son conocidas en su conjunto como Seguridad Preventiva. Aunque por sí solas, estas normas no son garantía de que un almacén se encuentre al 100% libre de incidencias, su correcta aplicación puede evitar muchas de ellas, o al menos limitar los daños.

Pero la clave de una buena seguridad en el almacén es que la Formación en Prevención forme parte de la cultura de la empresa y que se imparta a los empleados en esta materia, tal como recoge la Ley 31/95 de Prevención de riesgos laborales. Contar con trabajadores cualificados que sepan los riesgos que entraña su profesión es fundamental para garantizar su seguridad. Para ello, es importante una formación adecuada que les permita desempeñar sus actividades laborales de manera correcta.

Invertir recursos en concienciar al personal sobre la relevancia de sus actuaciones y las posibles consecuencias de una mala praxis es invertir en seguridad. Se debe conseguir su implicación y concienciación, ya que así disminuyen las probabilidades de cometer errores que supongan un peligro para su integridad física.

Además, es necesario que todos los trabajadores se involucren, creando un vínculo y un ambiente de unidad y equipo. Esto les hará darse cuenta de que no solo está en juego su seguridad, sino también la de sus compañeros. Mantener una comunicación fluida para que se alerten unos a otros cuando se detecten fallos es esencial para garantizar un almacén seguro.

En definitiva, el éxito y el buen funcionamiento de la Cadena de Suministro o Supply Chain depende, en gran medida, de contar con un lugar de almacenamiento seguro, que sea eficiente y garantice unos buenos niveles de calidad y productividad.

Autor: Francisco de Santos – Asociado a RALOG.
Formación y Consultoría Logística, especializada en Gestión de Almacenes

No responses yet

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    He leído y acepto la política de privacidad

    Información básica acerca de la protección de datos

    • Responsable:
    • Finalidad:
    • Legitimación:
    • Destinatarios:
    • Derechos:
    • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad
    Nuestras categorías
    Nuestras publicaciones
    mayo 2024
    LMXJVSD
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031 
    Acerca de este sitio

    La Asociación española Profesional RALOG nace con la vocación de servir hacia sus asociados, enfocando su ayuda a través del desarrollo competencial de los profesionales logísticos, mediante la educación y la formación en todas las modalidad formativas, especialmente en la híbrida o “blended”, donde combinamos en el mismo modelo la formación presencial con la formación a distancia con el objetivo prioritario de: “Diseñar, planificar y ejecutar programas de formación y educación continua en: Operaciones Logísticas, Gestión de la Cadena de Suministro Extendida y el Comercio Internacional que requieren los profesionales para su evolución y las organizaciones para su transformación”

    La Asociación española Profesional RALOG aporta valor a sus asociados mediante una oferta especializada y concreta en educación y formación en Logística, Cadena de Suministro y Comercio Internacional, orientada en todo momento a satisfacer las necesidades reales de las distintas organizaciones en todos los sectores económicos, para que sus profesionales logísticos sean formados y actualizados de forma continua y poder competir en un mercado cada vez más global.