Este mes pasado la inflación ha vuelto a repuntar y ha pillado al gobierno en fuera de juego, como siempre. Aparte de culpar a los empresarios de “capitalistas despiadados”, como cariñosamente les llaman, se extrañan de que suban los precios porque creen que cuando pones más impuestos, cuando chupas más la sangre a los contribuyentes, no acaba pagando el cliente final. Los que trabajamos en cadena de suministro sabemos que, conforme avanzas en la cadena, y vas poniendo costes e impuestos, al final, el sumatorio de todos ellos, acaba como PVP (precio de venta al público) que tú, querido lector, como este servidor, acabamos pagando irremediablemente.

Hacienda reconoce que el año pasado han recaudado casi un 20% más que el año anterior y que 8 de cada 10 euros adicionales son el IVA que, si recuerdas, nos mentían diciendo que no podían bajar, porque Europa, siempre Europa, se lo prohibía, otra trola más. Todos pedíamos que bajaran el IVA y dejaran de chuparnos la sangre; pero ya sabemos que buscaban hacer caja para, en este año electoral, tener dinero y comprar votos.

Como a la cabra le tira el monte, los trileros siguen con la suya, bajan el IVA, de algunas cosas, por fin; pero siguen haciendo caja a través de la excusa engañabobos de la sostenibilidad y nos atizan con nuevos impuestos.

Gracias a Dios, no todos somos gobierno ni acólitos y hay empresas y ciudadanos que estamos, de verdad, preocupados por la sostenibilidad, porque además de cuidar el medio ambiente, ser sostenible, como su nombre indica, es que se puede mantener económicamente. AECOC, desde siempre trabaja en eliminar desperdicios, hacer más sostenible la logística, el transporte urbano sostenible. Heineken está trabajando en vehículos de cero emisiones para su logística del campo al bar. Nestlé sigue avanzando en el ecodiseño de sus envases y ya casi el 100% son reciclables, muchas explotaciones agrícolas usan los restos de la poda como abono en lugar de quemarlos, las empresas de automoción cada vez emplean más materiales reutilizables, en las casas cada vez más personas dejan de tirar ropa y la venden o la entregan a Cáritas, y así podría estar todo el día.

Mientras la sociedad civil sigue concienciando y trabajando en ser más sostenibles, reutilizables y reciclables, el gobierno de España impone, a pesar del clamor de fabricantes y distribuidores, un nuevo impuesto a los envases de plástico, 0,45€/kg. Somos el único país de Europa que lo aplica, el resto esperan mejores tiempos, Barcelona impone la llamada tasa Amazon, contra los distribuidores de compras en remoto. Como siempre, los gobiernos en lugar de soluciones nos endosan más impuestos, para hacer caja, aderezado con populismo y demagogia.

Olvidan la concienciación y educación, algo que hacían nuestros mayores. Te educaban en que la comida que se pone en la mesa se come, la ropa de tu hermano mayor pasaba al siguiente y así sucesivamente, que si sobraba algo de comida se guardaba para otro día, que la bici de tu hermano mayor, bajando el sillín era la que heredabas; es decir todo se reutilizaba y si ya no había posibilidad, la ropa acaba en trapos para limpiar o la comida en el estómago de tu mascota.

Sin necesidad de impuestos, las empresas trabajamos en eliminar el desperdicio, más de 700 empresas de fabricación y distribución se han adherido voluntariamente, a un programa para reducir el desperdicio alimentario. Cada vez más empresas contribuyen con bancos de alimentos y comedores sociales para dar una segunda vida a los productos que no están para la venta. Son grandes programas de iniciativa privada, al margen de las instituciones, que sólo buscan dónde clavar sus dientes impositivos.

Surgen nuevas empresas que ayudan a que reutilicemos cosas que no necesitamos, Vinted, Vente Privée, Zalando, Flexicar, etc. gracias a ellas, muchas personas se han concienciado de que las cosas pueden tener varias vidas. Tirar o freírnos a impuestos no es sostenible.

Una vez más, el gobierno desaprovecha la oportunidad de actuar como el buen cabeza de familia que educa. Una vez más, ha optado por insultarnos y freírnos a impuestos. SOSTENIBLE ES MÁS EDUCACIÓN Y NO MÁS IMPUESTOS.

Autor: Jose Ramón Illán. Vocal de RALOG

No responses yet

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    He leído y acepto la política de privacidad

    Información básica acerca de la protección de datos

    • Responsable:
    • Finalidad:
    • Legitimación:
    • Destinatarios:
    • Derechos:
    • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad
    Nuestras categorías
    Nuestras publicaciones
    mayo 2024
    LMXJVSD
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031 
    Acerca de este sitio

    La Asociación española Profesional RALOG nace con la vocación de servir hacia sus asociados, enfocando su ayuda a través del desarrollo competencial de los profesionales logísticos, mediante la educación y la formación en todas las modalidad formativas, especialmente en la híbrida o “blended”, donde combinamos en el mismo modelo la formación presencial con la formación a distancia con el objetivo prioritario de: “Diseñar, planificar y ejecutar programas de formación y educación continua en: Operaciones Logísticas, Gestión de la Cadena de Suministro Extendida y el Comercio Internacional que requieren los profesionales para su evolución y las organizaciones para su transformación”

    La Asociación española Profesional RALOG aporta valor a sus asociados mediante una oferta especializada y concreta en educación y formación en Logística, Cadena de Suministro y Comercio Internacional, orientada en todo momento a satisfacer las necesidades reales de las distintas organizaciones en todos los sectores económicos, para que sus profesionales logísticos sean formados y actualizados de forma continua y poder competir en un mercado cada vez más global.