almacenamiento

 

El proceso de almacenamiento de la mercancía tiene como objetivo ubicar las existencias de la manera más eficiente posible. Para ello, este proceso debe estar conectado con la fase de Recepción de Mercancías y la de Preparación de Pedidos dentro del flujo físico del producto. Por tanto, queda claro que cuando hablamos de almacenaje, no hablamos de un mero depósito de mercancías, sino de diversas acciones y procesos que deben ser gestionadas correctamente, para que la propuesta de valor del almacén aumente y forme parte de una actividad continuada, rentable y que nos permita competir con la Cadena de Suministro.

Este proceso viene condicionado por el diseño del Lay Out y la elección que hayamos realizado de los elementos de manutención, estanterías y carretillas. Para no llevarnos sorpresas a la hora de trabajar, definir qué tipo de almacenamiento vamos a realizar con sus flujos de entrada y salida son los que deben definir el Lay Out y los elementos de manutención.

El proceso básicamente consiste en: una vez recepcionada la mercancía y dada entrada en el Sistema Informático este nos indicara una ubicación del almacén donde depositarla hasta que sea necesaria para la preparación de los pedidos, en este momento se desubicara del hueco asignado y se llevara a su ubicación de Picking.

Algunas consideraciones importantes que debemos tener en cuenta para mejorar la productividad en el almacenaje de mercancías son las siguientes:

  • El grado de aprovechamiento del espacio disponible: el espacio tiene un coste y por tanto debemos aprovecharlo al máximo.
  • La facilidad de acceso a cada referencia: que impacta directamente en los tiempos de ubicación-desubicación y en los abastecimientos y reposiciones de procesos posteriores.
  • Movimientos de referencias: que debemos reducir al máximo eligiendo la ubicación correcta y adecuada a la primera, en este caso la gestión mediante un SGA nos indicara directamente la ubicación correcta según los parámetros establecidos.
  • Mantener un control estricto de la trazabilidad: para mantener un nivel de servicio excelente, controlar los tiempos, establecer indicadores, mantener una visibilidad total del stock, y su estado, y tener perfectamente localizadas todas las referencias, lo que nos facilitará mejorar la productividad de almacenamiento. Trazabilidad es control y control es capacidad de mejora del rendimiento, lo que supone aumento de productividad. El caos o falta de control es la causa raíz de muchos de los mayores despilfarros de un almacén.
  • Localización inmediata de cada referencia: para evitar viajes en vacío, tiempos muertos localizando referencias y errores de todo tipo que en definitiva resultan excesos, y en consecuencia merman la productividad y cuestan dinero. Hay que facilitar la gestión del inventario y control de los productos.
  • Grado de ocupación: demasiadas ubicaciones vacías son un mal indicador del aprovechamiento y rendimiento de nuestras instalaciones exactamente igual que un exceso de ocupación, lo que provoca desorden y acumulación de mercancía en cualquier rincón imaginable.

Tipos de Almacenamiento. Fijo o Caótico.

  1. Almacenamiento FIJO: quiere decir que cada referencia tiene asignada una ubicación de almacenamiento fija. Este sistema de almacenar facilita la gestión mediante medios manuales, pero penaliza el aprovechamiento de espacios, ya que en cada hueco solo podemos almacenar la referencia asignada, por tanto, en caso de tener más mercancía de la capacidad de la ubicación o que podemos almacenar no podríamos hacerlo y se nos generaría un problema. Su uso es muy específico para determinadas referencias que queramos tener muy controladas en el almacén, con un stock fijo y conocido.
  2. Almacenamiento CAOTICO: la principal característica de un almacenamiento caótico es que no hay sitio prefijado para cada cosa, sino que se coloca en función de la disponibilidad del espacio en ese momento concreto (Ubicaciones Libres) y en base a la parametrización que hayamos establecido. Por ejemplo, ubicar en la ubicación libre acorde a las dimensiones del pallet de mercancía o más cercana al hueco de picking.

Lejos de ser algo negativo, el concepto caótico hace referencia a la posibilidad de que el almacén parezca algo donde reina el caos, pero nada más lejos de la realidad. Es un sistema controlado, un engranaje perfectamente coordinado que hace que todo funcione al detalle. Por tanto, el concepto “caótico” refuta la hipótesis de que el almacén es algo donde el caos está muy presente en apariencia y procesos, para dar paso a la idea de que todo está muy controlado, estudiado e implementado.

Para la gestión de este tipo de almacenamiento, es indispensable la utilización de un Sistema de Gestión de Almacenes (SGA / WMS), que será el que tenga el control de las ubicaciones y los productos almacenados en cada una de ellas, y nos indicará los movimientos a realizar con la mercancía, según los parámetros que tengamos establecidos, por ejemplo rotación ABC, tamaño del articulo o Lote y Caducidad.

Algunas ventajas del almacenamiento caótico son:

  • Maximiza el espacio del almacén.
  • Operaciones más sencillas y eficientes.
  • Mayor flexibilidad de las infraestructuras, así como su fácil mantenimiento.
  • Facilidad para incorporar personal.

Este tipo de organización es compatible con sistemas de rotación FIFO, FEFO o LIFO.

Actualmente es la tipología de Almacén con mayor implantación, pero también es habitual encontrar almacenes de organización mixta, ubicaciones de almacenamiento fijas para unas referencias determinadas tal y como se ha expuesto anteriormente y ubicaciones de almacenamiento caóticas para el resto.

Zonificación:

Zonificar significa separar en varias zonas el área de almacenaje para conseguir la máxima optimización en función de los criterios elegidos, utilización del espacio, reducción de costes, minimización de tiempo, etc. Este proceso está asociado tanto por el tipo de material o referencias a almacenar como a los procesos de preparación de pedidos. Para analizar si tiene sentido zonificar o no, hemos de ver claramente que los pedidos se agrupan en base algún criterio.

Las estrategias de Zonificación podrían ser, por ejemplo:

  • En base a las características y dimensiones de las referencias.
  • Análisis por rotación ABC
  • Estudiar el perfil de los pedidos realizados por los clientes, y tratar de ver si hay algún tipo de criterio de agrupación. Por ejemplo:
  • Distribución por clientes.
  • Distribución por familias.
  • Distribución por unidades de preparación (cajas, pallets, unidades, bobinas u otras medidas no estándares).

SIEMPRE QUE PODAMOS ZONIFICAMOS

Como hemos podido ver el proceso de Almacenamiento es critico en los flujos de mercancía del almacén, ya que una mala definición de este proceso nos penalizara la productividad y eficiencia de los demás procesos.

Autor: Francisco de Santos – Asociado a RALOG. – Formación y Consultoría Logística, especializada en Gestión de Almacenes.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable:
  • Finalidad:
  • Legitimación:
  • Destinatarios:
  • Derechos:
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad
Nuestras categorías
Nuestras publicaciones
noviembre 2022
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Acerca de este sitio

Este puede ser un buen lugar para presentarte a ti mismo y a tu sitio o para incluir algunas acreditaciones.