logistica sostenible ralog

 

La palabra sostenible, junto con la de resiliente deben ser las más usadas en los últimos años.

Si sostenible lo ponemos como apellido de Logística, inmediatamente se nos viene a la cabeza cuidar al medio ambiente; pero ahora veremos que es mucho más.

Hace muchos años, desde finales del siglo pasado, así parecen más años todavía, vengo diciendo que la logística del siglo XXI tendría que ser respetuosa (aún no usábamos la palabra sostenible) con tres facetas: Trabajadores, vecinos y medio ambiente. Hoy siguen en vigor estos tres aspectos y, ya entrando más a fondo en el concepto de sostenible, la logística tiene que cubrir los gastos, es decir tiene que ser sostenible desde el punto de vista económico.

Esto que parece de Perogrullo, a finales del siglo pasado no lo decíamos por no insultar la inteligencia. Era como aquello de la vieja mili, a un soldado se le supone con valor.

Vamos a detenernos, en cada uno de los apartados, que hemos mencionado:

1) Sostenible para los trabajadores: Una vez que ya hemos agotado el “filón” de los inmigrantes y que hemos visto que ellos, como nosotros, hacemos trabajo de preparador de pedidos, el tiempo justo para encontrar un trabajo más digno. Por mucho que los directivos logísticos nos quejemos, la única forma de hacer sostenible este trabajo, con el trabajador ser humano, no sólo manos, es mecanizar los sobreesfuerzos y que los trabajos de tirar de bulto los hagan máquinas. Ahora, la última moda es que no tenemos camioneros, como tampoco tenemos preparadores de almacén y ya hay grandes gurús anunciando que tendremos que traer inmigrantes, se confirma que el ser humano choca muchas veces con la misma piedra. Si queremos hacer atractivo el puesto de trabajo de un camionero, tendremos que dignificarlo, como ya ocurre en los almacenes mecanizados, donde hay lista de espera para entrar. Un camionero, que también es un ser humano, por si alguno no se ha percatado, le gusta poder dormir en su casa, asearse cada día, comer como las personas, en una mesa y tener un horario normal. Así que tendremos que replantearnos rutas para que puedan trabajar y volver a dormir en casa, como duerme Usted.

2) Sostenible para los vecinos: Es aberrante el sistema de reparto de las ciudades llenas de pequeños vehículos cuando más actividad tiene la ciudad. Ya demostramos, con el TUM (Transporte Urbano de Mercancías), liderado por AECOC, que las ciudades se pueden abastecer con los camiones más grandes durante la noche, como ya hacían los basureros. Así cuando los vecinos se levanten, sus tiendas están abastecidas, su basura recogida y las calles barridas. Atención porque ahora hay nuevos políticos que como no saben, quieren inventar la rueda y vuelven al ataque queriendo cerrar el centro de las ciudades sin dar solución a cómo abastecerlas. Los logísticos tenemos que volver a enseñarles, a estos nuevos, o antiguos con memoria depez, que ya tenemos solucionado, de un modo sostenible, el abastecimiento de los vecinos.

3) Sostenible con el medio ambiente: Esto está en nuestro ADN, como decía el maestro Pepe Romo, “Los más ecologistas somos los logísticos”. Nosotros nos medimos por reducir costes, cada día, por tanto, estamos siempre buscando como hacer más con menos recursos. Tanto la logística, como las compañías que fabrican vehículos, vamos por delante de las administraciones. Sólo a modo de ejemplo, poder ver circular un mega tráiler por las carreteras nos ha llevado más de 20 años convencer a nuestros políticos.

4) Sostenible económicamente: Aquí tenemos una piedra en el zapato, que cada vez coge más dimensión, conforme aumenta la compra por internet, y es la logística de estas compras. No cubrimos costes. Llevar paquetitos casa por casa cuesta, en muchos casos, más porte que el objeto transportando.

No digamos si hay que repetir la entrega, porque el cliente no está en casa, o si el objeto luego se devuelve.

Seguimos sin resolver esta cuestión, antes no era preocupante porque como era un porcentaje de compra tan pequeño, la “gran logística” subvencionaba esta “pequeña”. Por suerte, el COVID ha hecho que se multiplique y ahora la piedra ya no cabe en el zapato. Tenemos que imputar los costes reales a este servicio, la subvención permanente no es sostenible.

Lo último, parafraseando aquello de “a ver quién la tiene más grande”, estamos poniendo plazos de entrega, para una camisa, o un libro, por ejemplo, inferior a los de un corazón para ser trasplantado. Esto que es insostenible, además es estúpido. Incide en hacer más insostenible también para el medio ambiente y para los vecinos. Por un lado, llevamos años aumentando el coeficiente de apilado para llevar el camión más grande y más lleno y ahora hay “licencia para matar” y podemos ir con los vehículos más pequeños, a cualquier hora y con productos con todos los sobre embalajes del mundo. Si eres usuario habitual de este servicio sólo tienes que ver la cantidad de cajas vacías que tienes cuando sacas las compras.

Nos va a requerir valor y que nos plantemos. Estamos todos intentando no “ser el que la tiene más pequeña” y estamos dopando un servicio que es insostenible para los trabajadores, para los vecinos, para el medio ambiente y para los resultados de la empresa.

Autor Jose Ramón Illán
Socio Vocal de RALOG

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable:
  • Finalidad:
  • Legitimación:
  • Destinatarios:
  • Derechos:
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad
Nuestras categorías
Nuestras publicaciones
noviembre 2022
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Acerca de este sitio

Este puede ser un buen lugar para presentarte a ti mismo y a tu sitio o para incluir algunas acreditaciones.